Regrese a www.bahai.com

1- 800 - 22 - UNITE

Para información acerca de la Fe Bahá'í en Estados Unidos

Bienvenidos a Los Bahá'ís, presentado por www.bahai.com

Una presentación de La Fe Bahá'í y de su comunidad mundial

Previa  Home Proxima


Acerca de la:

Revista Los Bahá'ís


Home :
  Portada

Contenido : Contenido
bullet.gif (837 bytes) Los Bahá'ís
bullet.gif (837 bytes) Unidad en la
diversidad
bullet.gif (837 bytes) Bahá'u'lláh
bullet1.gif (837 bytes) Enseñanzas morales
y sociales
bullet1.gif (837 bytes) Las creencias
espirituales de la
Fe Bahá'í
bullet1.gif (837 bytes) Un sistema global
de gobernación
bullet1.gif (837 bytes) Un siglo de
crecimiento y
expansión
bullet1.gif (837 bytes) Nuevas maneras de
abordar los
problemas
bullet1.gif (837 bytes) Hacia un Nuevo
Orden Mundial

Matrimonio y vida familiar

Los bahá'ís consideran que la familia es la unidad fundamental de la sociedad. Sólo cuando este basamento se mantiene unido y sólido, puede decirse de la sociedad que sea unida y sólida. En definitiva, el matrimonio es la roca madre de la vida familiar misma.

Bahá'u'lláh afirma que el matrimonio es "una fortaleza para el bienestar y salvación". Las escrituras bahá'ís afirman que los esposos deben esforzarse por convertirse en "compañeros amorosos y camaradas aunados entre sí desde siempre hasta la eternidad (...)"

Los bahá'ís creen que la preparación para el matrimonio es un elemento esencial en todo matrimonio feliz. El proceso de preparación incluye como requisito el consentimiento de los padres ante la elección de pareja. Por supuesto, con esto no quiere decirse que los matrimonios bahá'ís estén preestablecidos. Todo bahá'í es libre de proponerse en matrimonio según su albedrío. No obstante, una vez que la elección esté hecha, los padres tienen el derecho y la obligación de sopesar su consentimiento, y en esa medida guiar a sus hijos e hijas en una de las decisiones más importantes de su vida.

Los bahá'ís creen que este requisito ayuda a mantener la unidad dentro del matrimonio (y dentro de la familia extensa). Al igual que otros Mensajeros de Dios, Bahá'u'lláh insta a Sus seguidores a honrar a sus padres. Por otro lado, conviene tener en cuenta que la obtención del permiso paterno reafirma la importancia de los lazos paterno-filiales, contribuyendo a que los padres constituyan apoyos firmes en los primeros y no siempre fáciles años de matrimonio.


Ceremonia e intercambio de promesas

Obtenido el consentimiento de los padres, el matrimonio puede llevarse a cabo de acuerdo con una ceremonia sencillísima. En presencia de dos testigos designados por el órgano local bahá'í de gobierno, la pareja debe recitar el siguiente versículo "En verdad todos acatamos la Voluntad de Dios". Ese sencillo compromiso de vivir de acuerdo con la voluntad de Dios, implica todos los demás compromisos que son inseparables del matrimonio, a saber las promesas de amarse, honrarse, mostrarse afecto, cuidarse con o sin salud, con o sin riqueza, compartirlo todo y servirse mutuamente.

Más allá de estos sencillos requisitos, los bahá'ís son libres de disponer la celebración de su boda según sus preferencias. Dependiendo de los gustos, recursos familiares y tradiciones culturales, la ceremonia bahá'í puede ser concurrida o íntima, e incluir o no cualquier tipo de música, danza, vestuario, comida o diversión.

Al igual que en otras religiones, en la Fe Bahá'í el voto o promesa de matrimonio se considera sagrado. De ahí que la fidelidad conyugal se considere absolutamente imprescindible.

Sin embargo, el énfasis que pone la Fe Bahá'í en la igualdad de la mujer y del hombre, así como su promoción de la consulta como medio para la resolución de problemas, hace que el papel del hombre y de la mujer dentro del matrimonio bahá'í difieran de los esquemas tradicionales. Las mujeres son libres de escoger las carreras que les interesen; en tanto que de los hombres se espera que contribuyan efectivamente a la crianza de sus hijos y a las tareas de la casa.

El llamado "matrimonio interracial" goza de estima en las enseñanzas bahá'ís, puesto que éstas subrayan la unidad esencial de la raza humana.


El divorcio: permitido pero desaconsjeado

Si el matrimonio bahá'í fracasa, queda la posibilidad de divorciarse, si bien es desaconsejado con severidad. Cuando los bahá'ís deciden divorciarse, deben vivir separados durante un año e intentar la reconciliación. Si al cabo del año la voluntad de divorciarse persiste, el divorcio se concede (siempre que lo consienta la ley civil del país). Este período -conocido entre los bahá'ís como "año de espera"- cuenta con la supervisión de la Asamblea Espiritual Local, el órgano local bahá'í de gobierno.

El fin fundamental del matrimonio bahá'í -más allá del compañerismo físico, intelectual y espiritualson los hijos. Los bahá'ís ven en la crianza de los hijos no sólo una fuente de gozo, sino también una obligación sagrada.

El hecho de que los escritos de Bahá'u'lláh afirmen categóricamente la igualdad completa de hombres y mujeres no impide que, al mismo tiempo, se reconozcan las diferencias entre la naturaleza masculina y la femenina. De acuerdo con esto, los bahá'ís entienden que las mujeres desempeñan un papel especialmente destacado en la educación temprana de los niños, sobre todo en los primeros años, especialmente críticos para la formación del carácter y asimilación de los valores fundamentales de la persona.

Puesto que los bahá'ís creen que el alma aparece en el momento de la concepción, los padres suelen rezar por el bien del niño no nacido. En las familias bahá'ís la educación en general, y la educación bahá'í en particular, ocupa un lugar de importancia suprema. Desde la más tierna infancia, se anima a los niños a que desarrollen los hábitos de la oración y de la meditación, y también a que adquieran conocimiento espiritual e intelectual.

Proxima página:


" Texto tomado de Los Bahá'ís, publicación de la Comunidad Internacional Bahá'í ".


Previa  |  Arriba  |  Proxima

Servidor clon en Europa para rapido acceso


Foto de la pagina 30

Paraguay: clases para niños bahá'ís. Desde sus primeros años se anima o los niños bahá'ís a que desarrollen sus capacidades intelectuales y espirituales.

 

 


 

 

 

 

© Desde 1997 www.bahai.com

Gracias por su visita